Que o adelgazo o el riesgo de sufrir un fallo circulatorio

Foto: rocor(Licensed Under Creative Commons)
Foto: rocor(Licensed Under Creative Commons)

Mi historia quizá sea la de muchas, 29 años me paso el día delante del ordenador, no tengo otra recompensa ni disfrute en la vida que comer. Así de simple. Toda mi ansiedad, todo el estrés lo compenso comiendo, es mi aliciente. El problema ha surgido hace una semana, me han dicho que o adelgazo o el riesgo de sufrir un fallo circulatorio es no alto sino altísimo. Estoy asustada, en esta semana he leído muchas cosas. Le he confesado a mi médico que no me encuentro con fuerzas para seguir un plan como el que me han propuesto para adelgazar, me ha recomendado que pida ayuda psicológica. La pregunta es clara ¿Su método está enfocado a gente como yo? No le estoy hablando de bajar tres kilos para que me entre el bikini, soy una mujer no una modelo y estoy desmotivada. ¿El método suyo de “el viaje decisivo” me puede ayudar? Fátima

Detenidamente las soluciones que previamente has utilizado para realizar la dieta. ¿Qué es lo que no ha funcionado a la hora de solucionar el problema? Es fundamental saber qué herramientas o qué estrategias has empleado y que no han dado resultados, ya que si los hubieran dado ya no existiría el problema. Por lo tanto es absurdo seguir haciendo cosas que no te han funcionado.

En muchos casos, las personas ponemos en marcha soluciones que en determinado contexto son las más adecuadas. Pero una vez que ha cambiado el contexto seguimos dando la misma solución, equivocándonos evidentemente a partir de ese momento. Como el cerebro humano funciona por repetición, seguimos insistiendo en soluciones que en vez de resolver el problema, lo agravan.

Para llegar a un sitio es necesario saber reconocer que hemos llegado. Aceptar objetivos poco accesibles o demasiado vagos lleva a las dietas al fracaso. Tienes que saber cuál es tu objetivo real. Quizás tu queja es que tienes sobrepeso, mientras que tu problema real es que comes porque confundes sensaciones, por ejemplo, tal como veremos más adelante, hambre con soledad. Es evidente que mientras no te marques como objetivo eliminar esa sensación de soledad no vas a poder enfrentarte a la dieta.

En este método vamos a poner en práctica ejercicios para:
– cambiar tus creencias respecto a la alimentación
– bloquear las excusas, los pretextos y las justificaciones que haces para no seguir la dieta
– relacionar tu imagen actual con tu imagen ideal.
– diferenciar entre sentimientos y hambre
– evitar comer determinados alimentos
– aumentar la autoestima, mejorar la imagen
– aprender a comer lo que te gusta
– definir tus metas y objetivos
– hacer una dieta equilibrada
– terminar con los malos hábitos y cambiar las conductas
– eliminar la culpa y la ansiedad
– olvidar el pasado y los fracasos anteriores
– crear un futuro de peso ideal y cuerpo saludable
– alinear el cuerpo y la mente
– Aprovechar las crisis para relanzar la dieta con más fuerza

Mi consejo es que leas el método completo una primera vez. Es muy importante que primero tengas una visión completa del método. Una vez leídos los tres libros por completo, vuelve a empezar desde el principio realizando todos los ejercicios. Quizás unos ejercicios sean más fáciles para ti que otros. Algunos ejercicios tendrás que hacerlos unas pocas veces, otros ejercicios algunas veces más.

¿Necesitas hacer un esfuerzo para conseguir el éxito con este método? La respuesta es sí, ya que depende del compromiso que quieras adquirir.

Es imprescindible que te comprometas a dos cosas:
1) Leer los libros y hacer los ejercicios
2) Observarte más, ser más consciente de cómo haces las cosas, fijarte en los procesos que te llevan al sobrepeso y a no cumplir la dieta. Ricardo Ros, Psicólogo

Puedes ver más en el Método de El Viaje Decisivo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *