Perdonar y ansiedad

me separe hace 10 años mas o menos, desde entonces no tengo casi relacion con mi hijo, el detonante fue algo sin importancia entre el y yo, por lo que yo lo achaco en realidad a lo mal animicamente que yo me encontraba y el supongo que tambien, me gustaria tener armas para poder tratar de retomar esa relacion, gracias. Robert

Una de las características del ser humano es que tenemos la capacidad de perdonar. Perdonar no significa que estemos de acuerdo con lo que hizo el otro, sino que consiste en aceptar que el otro pueda sentirse de diferente manera a como me siento yo.

En la convivencia diaria, muchas veces, a un individuo le decepcionan otros individuos. Estas decepciones afectan a los sentimientos, producen tristeza, lástima, dolor, resentimiento y pueden producir ira o rabia. Cuando el hombre ve situaciones similares a las que él vivió, las emociones anteriores aumentan. El individuo que tiene ese sentimiento desagradable padece un estado de estancamiento emocional y ve limitado su poder para actuar. Al perdonar, el hombre entiende que los errores le sirven de oportunidad para el desarrollo personal, para ampliar la conciencia y para desarrollar la compasión y la comprensión.

En ocasiones al hombre le cuesta perdonar porque el resentimiento le otorga una sensación de poder, le permite influir en los demás, le ayuda a evitar la comunicación y a esquivar sentimientos. A la hora de que alguien vaya a perdonar hay que recordar que es una decisión personal, que hay que respetar el periodo de no-perdón. Cuando al final se perdona es porque se entienden las opciones de quién hirió. No hay que validar, aceptar y justificar a quién hirió ni a sus razones, lo que hay que hacer es tener en cuenta que hay otras formas de ver el mundo.

Otra de las cosas que implica la acción de perdonar es el reconocimiento de que la persona que dañó tiene necesidades o emociones ocultas. Éstas forman tres grupos:

  • desamparo, inseguridad o miedo
  • necesidad de reconocimiento o de demostrar poder
  • petición de respeto, amor, amistad o aceptación.

La persona que daña es aquella que interiormente se siente dolida, confundida, desvalida, envidiosa o con algún trastorno.

Cuando uno perdona de verdad libera emociones desagradables que si no se eliminaran y permanecieran reprimidas y negadas podrían dominar la personalidad del individuo. Además si estas emociones no se liberan pueden afectar al organismo de distintas maneras, ansiedad, dolores de cabeza, de espalda, molestias estomacales…

Cuando se perdona se aprende que se puede no estar de acuerdo con alguien y mantenerle el afecto. El compromiso que se crea con el perdón lleva a que se trabaje activamente en las situaciones que surjan en relaciones con otros.

Ante una situación de perdón los pasos que se siguen son:

  1. Dolor o confusión por lo vivido, tras la experiencia y por un periodo corto
  2. Coraje por la experiencia afectante
  3. Aceptación temporal de esa experiencia, se produce un cambio en la manera de percibir las cosas por medio del cual se es capaz de encontrarle algo práctico a esa dificultad.

En las ocasiones en las que un individuo acusa a otro de haberle fallado no suele pensar que tal vez era él quien tenía que haber cambiado sus expectativas y exigencias respecto a los demás. Al ser dañado por otro más que el acto en sí, lo que duele es que las expectativas formadas de la otra persona se derrumben. Ricardo Ros, psicólogo

TEST DE ANSIEDAD

 

Stop a la ansiedad

¡STOP A LA ANSIEDAD!

 Por qué STOP A LA ANSIEDAD te va a ayudar a eliminar la Ansiedad
Porque produce RESULTADOS rápidos y permanentes en el tiempo
9 de cada 10 personas que aplican Stop a la Ansiedad superan su ansiedad antes de un mes

¡Llama ahora! 948 57 02 21  L-V de 10 a 13 horas (Hora española)

Más información

 

2 comentarios en “Perdonar y ansiedad

  1. Yo discutí con mi madre hace 11 años. Ahora ella es mayor y yo ya tengo hijos pequeños. Me da pena que mis hijos no conozcan a su abuela por algo que pasó hace tanto tiempo. Quiero recuperar y gracias a su explicación he podido comprender mejor qué ha pasado por nuestars cabezas durante tanto tiempo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *