Ansiedad y hambre

Dietas OK

 

Si la ansiedad está producida por los pensamientos, imágenes, y sensaciones ¿como debo enfrentarme a todo esto, o por lo menos, a los pensamientos, e imágenes? ¿Qué es exáctamente y como lo combato, la necesidad de comer sin nada de hambre? Merce.

ansiedad

Foto: GoonSquadShara(Licensed Under Creative Commons)

Algunas personas con exceso de peso confunden sensaciones. ¿Qué hace que vayas a la nevera y comiences a comer cualquier cosa?  ¿Qué es lo que te obliga a “picar” entre comidas? Si confundes una sensación de nerviosismo o de soledad, o cualquier otra (todas se sitúan entre el cuello y el ombligo en la mayoría de las personas), con la sensación de hambre, lo más probable es que trates de eliminar esa sensación comiendo. Y si tu vida no es del todo feliz y con frecuencia sientes distintas sensaciones internas poco agradables y las confundes con hambre, las idas y venidas a la nevera serán constantes. Es lógico, ¿no?

Todas las sensaciones las notamos en la misma zona, pero la interpretación que hacemos de ellas son diferentes. Una persona que nota un cierto cosquilleo en las tripas puede interpretarlo como “amor”, mientras otra persona, esa misma sensación puede interpretarla como soledad y una tercera como nerviosismo. La sensación es la misma, pero cada persona la interpreta de diferente manera.
Muchas veces confundimos sensaciones. Si cuando somos pequeños sentimos sensación de abandono, por ejemplo, y cuando expresamos ese sentimiento de abandono un familiar nos dice que eso no puede ser sensación de abandono, sino de hambre (“¿cómo vas a sentirte solo si únicamente tienes ocho años? Un niño no puede sentirse solo. Eso seguro que es hambre. Come un poco y se te pasará”), aprendemos a interpretar de forma equivocada nuestras propias sensaciones. Si tu madre o tu padre te dicen que “eso” que tú sientes no puede ser sensación de abandono, aprendes que no puedes sentir determinados sentimientos. Tus padres lo hicieron con la mejor intención, querían ayudarte, pero se equivocaron, porque negar los sentimientos de otra persona es algo que siempre le perjudica. Ricardo Ros, psicólogo

Puedes encontrar técnicas para evitar esto en “El Viaje Decisivo, Cumpliendo la dieta sin decepciones, sin ansiedad, sin sufrimiento”

Share and Enjoy

Bookmark and Share

Acerca de Administrador

Ricardo Ros es psicólogo en Pamplona, autor del método Stop a la Ansiedad
Esta entrada fue publicada en ansiedad, problemas de alimentación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ansiedad y hambre

  1. Laura Martinez dijo:

    Temo no ser capaz de salir de este cículo vicioso en el que me he metido yo misma. Cada vez como más y cada vez estoy más sola. No sé cómo controlar mis ansias de comer. En la calle me doy cuenta de que la gente me mira, tengo la autoestima por los suelos y mis amigos han dejado de llamarme porque nunca salgo y siempre estoy de mal humor. No me siento querida por nadie, incluso te diría que he perdido las ganas de vivir, no siento que esta vida merezca la pena ser vivida. No me creo la historia que nos venden los gordos felices y sonrientes: yo no estoy sana ni física ni psicológicamente.

  2. Saioa dijo:

    Tengo 33 años y soy obesa. Ahora que leo este comentario recuerdo que mis padres de pequeña cuando me lastimaba o llegaba disgustada por algo del colegio me consolaban con comida. Todo servía con tal de que la niña cambiara de cara: un helado por una riña con una compañera de clase, un buen postre porque dejara de llorar por no poder ver mi programa de TV preferido, un hamburguesa para cenar porque al llegar tarde del trabajo mi padre no pudo ver mi actuación de fin de curso….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>